Por: Alfredo González

    Siempre durante mis clases, surge la pregunta sobre la diferencia entre los pigmentos de tatuaje y los de Micropigmentación. Por muchos años aseguré que la materia prima usada en la mayoría de los pigmentos y colorantes empleados en la industria, era la misma. Hoy he tenido que aceptar, que en el tatuaje convencional, se usan componentes diferentes: El acrílico y la tinta china, por mencionar algunos. La tinta para estilógrafos usada por los tatuadores para marcar los perímetros de los diseños, resulta muy peligrosa en el rostro. Además de poseer una molécula muy pequeña, es soluble en el agua. Esto provoca que dentro del tejido que conforma los párpados, área en la que se usa, se desestabilice causando manchas. Las migraciones, nombre dado a este suceso, es un incidente irreversible. Lamentablemente en la actualidad, es muy común encontrar pigmentos para maquillaje permanente conteniendo esta tinta.

    En cuanto al acrílico, un laboratorio tejano trató de emplearlo en algunos pigmentos para labios. El resultado fue desastroso, tanto que a raíz de esto, el FDA, se interesó por estudiar los pigmentos para el tatuaje en general. Por cierto, de acuerdo con esta institución, hasta la fecha no existe ningún pigmento o colorante aceptado para este propósito.

    Cuando esta dependencia, por primera vez en la historia, se interesa por “investigar” sobre los pigmentos y colorantes para tatuar, se encontró con muchas irregularidades. Laboratorios muy prestigiosos fueron multados por haber encontrado colonias de bacterias en sus pigmentos. Otros se declararon en bancarrota, tras ser severamente castigados, por encontrar plomo en sus pinturas. Se ha mencionado incluso, que algunos manufactureros de pigmentos para tatuaje corporal, estaban usando pinturas para automóvil.

    Últimamente en la industria del maquillaje permanente, los fabricantes de pigmentos, se han mantenido conservadores y elitistas al elegir la materia prima que usan. Los pigmentos modernos en su mayoría son elaborados con oxido de hierro y dióxido de titanio. En cuanto a los colorantes, se opto por usar solo aquellos considerados sintéticos. Los pigmentos orgánicos biológicos, el nombre común de los colorantes, causaron deformaciones en los labios y en las cejas. Recuerdo el caos que causó una demanda, a uno de los más prestigiosos laboratorios de pigmentos para Micropigmentación en USA. Aquellos maravillosos pigmentos para cejas que prometían marrones auténticos y espectaculares, contenían un amarillo orgánico que hizo estragos en algunas mujeres en Australia.

    El oxido de hierro, es un metal que dependiendo del tiempo de cocción, la temperatura y la forma de enfriamiento, nos ofrece una gran variedad de tonalidades marrón. Para los pigmentos de cejas y párpados, este compuesto químico se considera seguro. Su molécula es estable y se considera inocua. El dióxido de titanio, un metal blanco y denso, nos da la opción de aclarar el hierro, incluso hacerlo más estable, también éste se supone inocuo. Antes de registrarse reacciones adversas al cromo, éste se usaba para matizar el hierro, consiguiendo tonalidades más autenticas de castaño Últimamente y por lo que menciono, no se considera un metal seguro. En cuanto a los colorantes, es decir, las pinturas que usamos para delinear los labios, se emplean los considerados comestibles. Por increíble que parezca, muchos de los utilizados en la industria de los cosméticos y los alimentos, se aprovechan para hacer los pigmentos para labios.

    Cuando adquiera un pigmento para delinear asegúrese de su contenido. Evite a toda costa los pigmentos para párpados que contengan colorantes. En los ojos, el único metal seguro es el oxido de hierro. En cuanto a los de cejas, evite los que contengan cromo. Se ha probado que este metal causa alergias, sobretodo en personas de piel delgada, que viven en lugares soleados. Ni hablar de aquellos que contengan tintas orgánicas negras.

    En cuanto a los de labios, deberán poseer colorantes FDC, es decir, aquellos aprobados para “pintar” alimentos, medicamentos y cosméticos. Nunca use pigmentos hechos con oxido de hierro en los labios, en cuanto al titanio, también deberá tenerle respeto. Un pigmento para cejas usado en los labios, quedará muy oscuro y opaco, prácticamente negro. Los de labios que posean grandes cantidades de titanio, se tornarán liliáceos, incluso blanco-amarillo. Por último observe las bases de los pigmentos que empleará, nunca use pigmentos para cejas con bases rojas. En los labios evite aquellos que posean grandes cantidades de morado.

    Al principio, cuando se quiso de algún modo, separar el tatuaje de la Micropigmentación, surgieron los pigmentos cremosos, con la idea quizá, de diferenciarlos con esta presentación. Un pigmento líquido podría hacer creer que no se trataba de un cosmético. Yo particularmente no gusto de usar pigmentos densos. Además de la dificultad para infiltrarlos, por el tamaño de la molécula, dejan residuos durante el proceso de exfoliación natural de la piel. Las moléculas grandes de la glicerina, evitan que las partículas artificiales de color, se desprendan con facilidad, quedando estas atrapadas. Este fenómeno, causa que las cejas, por ejemplo, se vean veteadas, conforme envejecen. Aunque tampoco es buena idea usar pigmentos líquidos, para realizar los procedimientos, le reitero, evito aquellos altamente glicerinados.

    Cuando compre pigmentos, lea la lista de ingredientes. Tenga cuidado con el vehículo que usan para crearlos. El alcohol es un ingrediente importante en las mezclas. FDA, en sus recientes pesquisas, ha encontrado pigmentos en los que se ha usado etilenglicol y metanol. Estos alcoholes desnaturalizados, son sumamente tóxicos. Tenga en mente también evitar aquellos altamente glicerinados, y sobretodo los que no posean lista de ingredientes, número de lote y fecha de expiración.

    Por: Alfredo González