Por: Alfredo González

    Existe una creciente demanda en la industria de la Micro-pigmentación por encontrar un procedimiento que asegure y efectivamente remueva o aclare pigmentos incorrectamente colocados. La necesidad de remover maquillaje permanente no debería existir; sin embargo, el gran número de casos que han resultado de pigmentos mal colocados han promovido y aumentado la necesidad de métodos para removerlos.
    No existe una varita mágica con la que se “borre” definitivamente un delineado permanente. Con todos los métodos disponibles se corre el riesgo de cicatrizar la piel severamente. Al tratar de “borrar” algún errorcito, se puede encontrar con la realidad de una cicatriz, la que estéticamente desvalorará su trabajo.

    Antes de hablar detenidamente sobre los procedimientos que me han dado resultado para “modificar” tatuajes cosméticos, me es importante repetirle que hasta ahora no existe ningún método, ni químico ni físico, que remueva pigmentos de la piel sin dejar algún tipo de secuela. Se dicen muchas cosas en la industria, pero tenemos que ser concientes y aceptar que un tatuaje, independientemente sea en el rostro, es prácticamente irreversible.

    Particularmente he tenido éxito al tratar de remover algunos errores, aún así debo confesarle que solamente los pigmentos “nuevos” son los que logran salir a la superficie exitosamente. Me refiero a “nuevo”, con el propósito de hacerle entender que los errores recientes son los que se logran remover fácilmente. Un pigmento que ha permanecido en la piel por tiempo indefinido, difícilmente podrá ser modificado.

    Ya todos hemos entendido que la piel del rostro es totalmente diferente a la del resto del cuerpo humano. A muchos se le ha hecho difícil entender esto y siguen cometiendo los mismos errores, no han querido aceptar que en la piel de la cara suceden cosas extrañas, por llamarlas de algún modo. Independientemente todo lo que acontece en el rostro, debemos de entender que el factor Sol, también influye de una manera impresionante.

    Primeramente hablaremos de ese problema que tenemos cuando trabajamos en la frente. Si alguna vez ha tenido la oportunidad de asistir a mis clases de teoría de color, recordará que siempre menciono que cuando traumatizamos la piel de la frente, provocamos una rojés que solo en esa área se produce, por lo menos en los procedimientos de maquillaje permanente. Le estoy mencionando esto, es con el simple propósito de que entienda que todos los colores cálidos que desee aclarar o “borrar” jamás desaparecerán.

    Usted nunca se ha detenido a pensar que al realizar un procedimiento cejas, se genera una cicatriz, la cual queda cubierta con el pigmento que se implantó, dejándola prácticamente indetectable. No obstante con esto, se tiene que repetir la operación al emprender un segundo procedimiento.
    Entre más intente deshacerse de las cejas, más aparecerán. Cuantas más veces abra la piel, más roja se verá, haciendo que el error sea más visible. Por otro lado, si el cliente se asolea, existe gran posibilidad de que esa mancha roja, se torne oscura. Una persona de tipología oscura, también tenderá a oscurecer la lesión sin lugar a duda e independientemente no se asolee.

    Ahora si el color que desea “desaparecer” es un gris o un negro, si podrá hacer algo, ya que los métodos de remoción de los que hablaremos podrán ayudarle. Pero, recuerde que quizá el pigmento salga, de lo que no nos escaparemos nunca, es de la rojés de la que hemos venido hablando. Quizá por eso es que yo no hablo solamente de despigmentar; una despigmentación, siempre deberá ir acompañada de una neutralización y un camuflaje.

    En cuanto a labios, le diré que no obstante estos son sumamente delicados y pueden presentar cicatrizaciones, tenemos también el conflicto de la híper-pigmentación característica de esta zona. Recuerde que un simple y sencillo procedimiento de maquillaje permanente puede desde manchar los labios hasta deformarlos.

    Tratar de remover pigmento de los labios, es aún más difícil ya que el uso de soluciones químicas en esta área, puede destruir el tejido y por ende mancharlo severamente. Las remociones en los labios son muy complicadas y prácticamente contraindicadas.

    Yo en los labios prefiero trabajar con cauterio, siempre y cuando la tipología lo permita. Una tipología oscura complica más el tratamiento, ya que existen más conflictos de hipertrofias. Aún así, podríamos usar este método, sobretodo, si se trata de eliminar un error mínimo.

    El área que responde mejor a los tratamientos de despigentación es la de los párpados. Para hacer correcciones en los párpados, definitivamente el único método recomendado es el del cauterio, ya que se pueden remover expansiones desde la primera intervención.

    En cuanto a los tatuajes de cuerpo, no existe ninguna posibilidad de desaparecerlos. El pigmento está depositado tan profundamente, que no existe ningún método seguro para removerlos. Aunque se habla de resultados exitosos con láser, se necesita de mucha experiencia y aparatos muy sofisticados. Según mis vivencias, no he visto remociones de tatuajes corporales o faciales exitosos. Por el contrario, las remociones por medio de láser, han sido desastrosas.

    No acredite lo que las compañías que ofrecen productos para despigmentar dicen. Si usa la lógica estará de acuerdo conmigo que no será posible “borrar” un tatuaje como por arte de magia. Aunque hay soluciones en el mercado con características excelentes, no acepto el hecho de que nos puedan ayudar 100%. Son muchos los factores que acontecen cuando una solución de este tipo es usada en la piel.

    Por otro lado recuerde que es imposible dejar la piel restaurada a su normalidad, debido a que el pigmento moderno para tatuar o es biológicamente inerte y aún no existe un mecanismo alguno, mecánico o de otra especie, natural o artificial para removerlo sin dañarla. Si no se toman en cuenta estos puntos, se ocasionarán problemas muy severos, tal vez sin solución.

    ¿Pueden, en un momento dado, desaparecer las pequeñas cicatrices ocasionadas por un tratamiento de despigmentación?
    Aunque no desaparecen por completo, sí pueden ser disminuidas si son tratadas a tiempo por un médico especialista, o si en cabina se realizan peelings tópicos, suaves y graduales. El uso de parches de silicona y medicamentos modernos para cicatrices ayudarán enormemente.

    Como moraleja, recuerde que un procedimiento de remoción, requiere de paciencia. No obstante entienda que además de aclarar necesitará neutralizar y camuflar. Así que será mejor que ofrezca tratamientos correctivos, y no de eliminación de pigmento. Recuerde que por ética profesional, no podemos engañar a nuestros clientes. Es imperativo que además de profesionales seamos honestos.