Por: J. Alfredo González

    Introducción

    La micropigmentación paramédica.
    Increíblemente, la micropigmentación paramédica es una técnica que se puso en práctica desde el siglo pasado siendo el Dr. Cordier quien la introdujera al ámbito médico en el año1848. El uso de aparatos para tatuaje en el tratamiento de nevos. Después, el Dr. Pauley en el año 1853 usó estas técnicas para camuflar lunares planos. En 1858, el Dr. Schuh tuvo la idea de usar las máquinas de tatuaje y agujas agrupadas para suavizar los bordes de los injertos en pacientes quemados. En 1879 el Dr. DeWicker usó pigmento negro para camuflar cicatrices en la córnea.

    Al principio del siglo 20 en 1911, el Dr. Kolle usó pigmentos rojos para mejorar la forma de la vermilia en pacientes con labio hendido o cicatrizado. En los 20 y los 30, los doctores Knapp, Duggan y Nanavati usaron pigmentos derivados de metales para la reconstrucción cosmética de la córnea y el iris.

    Al grupo de doctores a los que se les acredita el uso del “tatuaje” en cirugía plástica general es al formado por Moestin, Mauclaire, Duformentel y Passot, quienes lo introdujeron en 1940.

    También en ese mismo año, los doctores Conway, Hante, Brown, Cannon y McDowell lo usaron para camuflar hemangiomas capilares.

    A partir de 1987, y debido a la demanda de la micropigmentación paramédica en los Estados Unidos, se permitió la práctica a personas que no tuvieran nada que ver con el ámbito médico.

    Los tratamientos paramédicos que pueden ofrecerse en cabina a nivel cosmetológico son:

    a) Relajación de cicatrices retraídas con el procedimiento de aguja seca.

    b) Estimulación de la melanina en pequeñas manchas de leucodermia con el procedimiento de aguja seca.

    c) Re-pigmentación de aréolas mamarias.

    d) Aumento de la areola mamaria.

    e) Restauración de areola y pezón post-mastectomía.

    f) Re-pigmentación de vitíligo pasivo.

    g) Camuflaje de cicatrices hipotróficas.

    g) Relocalización y simetría de la vermilia en secuelas de labio hendido.

    h) Relocalización y simetría de las cejas en secuelas de quemaduras.
    La relajación de cicatrices retraídas con el procedimiento de aguja seca.
    Este tratamiento se recomienda para relajar las cicatrices retraídas, y los bordes de los injertos de los colgajos en sobrevivientes de quemaduras.

    En cicatrices queloides corporales, esta técnica no ha dado buen resultado por lo que no es recomendada.

    Para realizarla, deberá usar aparatos preferentemente potentes y agujas circulares de 5 u 8 puntas. La técnica recomendada es péndulo (rasgado solapado corto en dos direcciones horizontal).

    Estimulación de la melanina en pequeñas manchas de leucodermia con el procedimiento de aguja seca.

    Este tratamiento se recomienda para estimular la melanina en pequeñas manchas de leucodermia, principalmente en los brazos y la cara.
    Puesto que para lograr estimular la melanina no se necesita de aparatos potentes, podrá usar aparatos oscilantes para maquillaje permanente y agujas circulares de 3 puntas. Use técnicas circulares para tener más control.

    Nota:
    Puesto que este procedimiento se realiza con aguja seca, no deberá usar pigmento.

    Re-pigmentación de aréolas mamarias.
    Este procedimiento se recomienda a mujeres que tengan leucodermias en el pezón o la areola mamaria. Puede realizar este tipo de procedimientos con aparatos oscilante o trepidatorios. Se recomienda el uso de agujas planas múltiples o circulares de 3, 5 u 8 puntas. Las técnicas más recomendadas para realizar este procedimiento son la ovoide, el punteo y los rasgados.
    El buen uso de los pigmentos y un amplio conocimiento del color son imperativos para el éxito de este tratamiento.

    Ampliación de la areola mamaria.
    Este procedimiento se recomienda a mujeres que tengan la areola mamaria pequeña. Puede realizar este tipo de procedimientos con aparatos oscilante o trepidatorios. Se recomienda el uso de agujas circulares de 3, 5 u 8 puntas dependiendo la fuerza del aparato usado. Las técnicas más recomendadas para realizar este procedimiento usando agujas agrupadas es la ovoide.
    El uso de agujas planas es ampliamente recomendado cuando se pretenda trabajar con técnicas de rasgado y proyecciones oblicuas.

    Restauración de areola y pezón post-mastectomía.
    Este procedimiento es recomendado para restaurar la areola o el pezón extirpados después de una intervención quirúrgica.
    Puede realizar este tipo de procedimientos con aparatos oscilante o trapidatorios. Se recomienda el uso de agujas circulares de 3, 5 u 8 puntas dependiendo la fuerza del aparato usado. Las técnicas más recomendada para realizar este procedimiento usando agujas agrupadas son la ovoide, el punteo y los rasgados muy cortos. También el uso de agujas planas es ampliamente recomendado cuando se pretenda trabajar con técnicas de rasgado y proyecciones oblicuas.

    Repigmentación de vitiligo pasivo.
    Este procedimiento se recomienda solamente a personas que tengan una condición de vitiligo controlado de preferencia en áreas del cuerpo que no se asoleen. Nunca lo recomiende a quien lo presente activo y en zonas que constantemente estén expuestas al sol.

    Para realizar este procedimiento necesita de aparatos preferentemente potentes.
    Se recomienda usar agujas circulares de 5 u 8 puntas para conseguir efectos naturales y homogéneos.

    Una de las técnicas más recomendadas para realizar este tipo de tratamiento es la ovoide.

    El buen uso de los pigmentos y un amplio conocimiento del color son imperativos para el éxito de este tratamiento.

    Camuflaje en cicatrices hipotróficas.
    Este procedimiento se recomienda solamente para camuflar cicatrices hipotróficas; es decir, cicatrices blancas. Intentar realizar este tratamiento en cicatrices enrojecidas u obscuras podrá generar híper pigmentaciones.
    Para realizar este tipo de procedimientos necesita de un aparato preferentemente potente.
    Dependiendo la fuerza del aparato y la textura de la cicatriz, se recomienda el uso de agujas de 1 punta, agrupadas de 3 o 5 y lineales de 4 o 6.
    Las técnicas recomendadas para realizar este tipo de tratamientos son: lluvia y péndulo. Proyecciones oblicuas de preferencia bajas son ampliamente recomendadas para el éxito de este tipo de tratamientos.

    Relocalización y simetría de la vermilia en secuelas de labio hendido.
    Este procedimiento se recomienda a personas con secuela de labio hendido. Para realizar este tipo de procedimientos necesita de aparatos potentes de preferencia.
    Dependiendo de la fuerza y la textura de la piel, se recomienda el uso de agujas de 1 punta, circulares de 3 y lineales de 2. Las técnicas recomendadas para realizar este tipo de tratamientos son: Punteo, rasgado solapado unidireccional y espiral compacto. Si se pretende rellenar la lámina labial el uso de las técnicas ovoide u oblonga con agujas planas y proyecciones oblicuas es ampliamente recomendado.

    Relocalización y simetría de las cejas en secuelas de quemaduras.
    Este procedimiento se recomienda a personas que hayan perdido sus cejas como resultado de una secuela de quemadura. Use aparatos potentes de preferencia. Si la textura de la piel es dura, tal vez el uso de agujas de 1 o 2 puntas sería lo más recomendado cuando pretenda crear un efecto de cejas pelo a pelo. Para efectos de compactado el uso de agujas de 3 puntas sería lo indicado. Para lograr traspasar el tejido endurecido sin problema proyecte el aparato oblicuamente.