Por Alfredo González

    ¿Por qué cambian los pigmentos una vez implantados?

    Sin lugar a dudas, el principal problema al que nos enfrentamos los técnicos en micropigmentación, es el cambio que sufren los pigmentos empleados en los procedimientos, una vez que éstos se hacen parte de la piel.

    A la mayoría de nosotros se nos ha hecho difícil entender lo que sucede, y aceptar que el hermoso pigmento café que elegimos para pigmentar las cejas haya resultado en un rojo, o que el magenta imprecionante que usamos para pigmentar la vermilia labial haya cambiado a violeta o negro.

    Si nos detuvieramos a pensar que el pigmento para los procedimientos de maquillaje permanente no se embarra en la piel sino que se infiltra, entenderíamos, el por qué de nuestros fracasos.

    Sin lugar a dudas, el error más grande que cometemos los técnicos en maquillaje permamente es obedecer los conceptos que se usan en el maquillaje convencional que sugiere que las mujeres deben ser maquilladas de acuerdo a la tonalidad que presente su piel.

    Las personas con tonalidades cobrizas o doradas deben ser maquilladas con colores cálidos. Las personas frías con colores que posean esas mismas características.

    Debido a ésto, es muy usual encontrarse técnicos en micropigmentación que piensan que los pigmentos para cejas con bases grisaseas, o los de labios con bases lilaseas deben ser usados en personas frías, y los de bases rojas o naranjas en cálidas.

    Estos conceptos son totalmente obsoletos ya que hacer ésto da como resultado coloraciones indeseadas.

    La problemática de infiltrar pigmentos en la zona frontal.

    Si nos detenemos y recordamos el concepto, “no es lo mismo embarrar que infiltrar”, será más sencillo entender por qué, si infiltramos un pigmento frío en la zona frontal a una persona con las mismas características obtendremos como resultado un color gris. Infiltrar pigmentos cálidos en personas cálidas por supesto nos dará como resultado toalidades rojizas.

    Si al infiltrar un pigmento que posea las mismas características de los sub-tonos de las personas, nos da como resultado tonalidades imprevistas. ¿Qué debemos hacer?

    Pensar opuesto, es decir, infiltrar pigmentos con bases cálidas a las personas con sub-tonos fríos y con fríos a las cálidas.

    Ésta es una verdad a medias, ya que infiltrar pigmentos con bases frías en la zona frontal de personas con sub-tonos cálidos resulta relativamente exitoso. En personas con sub-tonos fríos infiltrar pigmentos con bases cálidas, no.

    Si usamos la lógica, no será difícil comprender por qué si infiltramos pigmentos para cejas con bases cálidas en personas frías obtenemos rojo/violeta.

    La unión del azul, característico de las pieles frías, más el rojo usado en el pigmento, juntos nos dan como resultado la coloración anteriormente mencionada.

    En pieles cálidas, infiltrar un pigmento con base fría puede resultar exitoso, ya que el rojo característico de estas pieles calienta el gris infiltrado, estabilizándolo en café.

    ¿Qué desventaja tienen las pieles frías? ¿Por qué pensar opuesto sólo funciona en personas cálidas?

    Tal y como mencionabamos anteriormente, las pieles cálidas tienen la propiedad de modificar un pigmento frío implantado debido a la calidez natural.

    Aunque no podemos asegurar que pensar opuesto en pieles cálidas funciona al 100%, debemos estar conscientes que existen más posibilidades de que un pigmento con base fría se estabilice en pieles que presentan estas características.

    Trabajar en personas con sub-tonos fríos, característicos de pieles denominadas étnicas, es todo un reto. Para obtener un verdadero café en cejas o en labios se necesita, además de experiencia, el uso de la lógica.

    ¿Cuál es el secreto para evitar colores indeseados en cejas?

    El color café se logra de la unión de los tres colores primarios cuando en la mezcla predominan el rojo y el amarillo.

    El café también podemos obtenerlo agregando “calor” a un gris.

    Estos conceptos deben considerarse cuando se esté tratando de conseguir ese café añorado en cejas.

    Además, también es importante obedecer la ley de la micropigmentación que dice que, la zona frontal de todos los humanos, debido a la vascularización, incrementa los rojos infiltrados.

    En personas cálidas obtenemos café si infiltramos una mezcla que posea una base fría. Ésta se encargará de neutralizar el rojo natural de la frente y amarillo brillante, el que unido al rojo, característico de la piel de este tipo de personas, calentarán el gris infiltrado estabilizándolo en café.

    En personas frías, necesitamos infiltrar una mezcla que posea rojo, ya que la piel fría carece de él. Para evitar que el rojo infiltrado sea incrementado por la piel de la frente, usaremos un pigmento con base fría.

    Como la piel fría carece de calor, además del rojo agregaremos amarillo para calentar la base gris, estabilizándola en café.

    El rojo, sea brillante o no, sí tiene la propiedad de calentar las mezclas usadas en las cejas. Recuerde que las cantidades de rojo usadas deberán ser mínimas, pues el área frontal los incrementa.

    El amarillo que debe usar para calentar las mezclas, que se usarán en cejas, debe ser brillante. Los amarillos opacos hechos de metales se considerán obsoletos y no recomendados para este objetivo.
    De cualquier manera, si calienta una mezcla para cejas con anaranjado brillante en vez de un rojo opaco, si podrá usar amarillo mostaza.

    La problemática de infiltrar pigmentos en labios

    En labios ocurren reabsorciones totales de color debido al tipo de tejido que los conforman. Por esta razón, la mayoría de los técnicos en micropigmentación prefieren usar pigmentos que se estabilizan con más facilidad en esta zona, como: el vino, fucsia y los marrones.

    Este tipo de pigmentos se usan sin considerar lo peligroso que son y las tonalidades espantosas que presentan una vez encarnados.

    La base fría, característica de estos pigmentos, es incrementada por la consentración de melanina azul del área.

    Desafortunadamente, este tipo de procedimiento se complica aún más en personas mestizas, las que por lo general son morenas y consideradas frías. Se recomienda usar colores cálidos en todos los procedimientos del delineado permanente de los labios, sobre todo en este tipo de etnia

    De la única manera que los pigmentos fríos recomendados para el delineado permanente de los labios pueden usarse sin problemas, es calentándolos con amarillo brillante o anaranjado solamente.

    El rojo opaco o los terracotas elaborados con metales, así como el amarillo mostaza, nunca deberán usarse con este objetivo.
    Cuando necesite modificar un pigmento para labios y determinar la cantidad de aditivo que necesitará, será importante que divida a las clientes en blancas, morenas o muy morenas.

    Las personas blancas necesitarán menos modificador que las morenas. Las personas muy morenas o las de raza negra no son consideradas candidatos para este tipo de procedimientos.

    No cometa la tontería de usar ninguno de los pigmentos diseñados para cejas en labios, aunque éstos tengan bases cálidas.

    Para obtener café, si es que ese es su objetivo, use los pigmentos denominados rojos inorgánicos, mezclados con amarillo. Si desea obtener terracota, sería mejor usar anaranjado.

    El uso de pigmentos claros que contengan Dióxido de Titanio en su formulación, también pueden usarse para evitar que los pigmentos con bases frías se obsurezcan en labios.
    Los Beiges cálidos así como los Rosas son los ideales. Estos pueden ser el Beige 1, o cualquiera de los de la serie Pink.

    Hacer mezclas de estos pigmentos asegura que pueden ser usados sin correr riesgos. Mezclas al 50% cuando las clientes sean blancas, o 75% y 25% en personas morenas.

    Al igual que los pigmentos recomendados para las cejas, es importante que sus pigmentos de labios los divida en familias. Recuerde que los pigmentos recomendados para el delineado permanente de los labios deben poseer características cálidas.